Un truco eficaz para quitar el moho de la lavadora

La primera vez nos puede costar lago más pero posteriormente el mantenimiento para lograr una lavadora sin moho es mucho más sencillo y lo notaremos en el olor de nuestras prendas

La lavadora es uno de los electrodomésticos que más utilizamos en nuestro hogar, pero también suele ser el que más descuidamos.

Su falta de limpieza y desinfección hace que se cree el ambiente perfecto para la proliferación de bacterias y moho.

Si bien al principio nos cuesta trabajo percibirlo, poco a poco se van generando olores muy desagradables que, incluso, se adhieren a las prendas que lavamos.

Además, si nos fijamos en la goma que protege las puertas de este aparato, vamos a notar una acumulación de humedad y hongos que son los que provocan este problema.

Por suerte, no hace falta recurrir a productos químicos agresivos para limpiarla de forma regular y evitar los malos olores.

En esta ocasión te queremos compartir un truco eficaz para dejarla como nueva sin tener que gastar de más. ¡No dudes en probarlo!

Truco para eliminar el moho de la lavadora

El moho está clasificado como un hongo. Por esta razón, vamos a emplear algunos productos con propiedades antimicrobianas y antifúngicas que facilitan su eliminación.

Ingredientes

  • 3 litros de agua
  • ¼ de taza de zumo de limón (62 ml)
  • 1 taza de agua oxigenada (250 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Incorpora el zumo de limón y el agua oxigenada en un balde con 3 litros de agua.

Cuando obtengas la mezcla, ten en cuenta los siguientes pasos para dejar tu lavadora impecable y libre de olor a humedad.

Ver también: Cómo eliminar la humedad y el mal olor de los armarios con arroz

1. Limpia la goma o sello

Una de las primeras áreas que debes limpiar para quitar el moho es la goma o empaque que tiene la lavadora. Fíjate bien para que sepas cómo están puestos y qué debes hacer para voltearlos.

Cuando ya hayas identificado la humedad, rocíale el desinfectante que acabas de preparar y frótalo enérgicamente con un trapo limpio o esponja.

Sigue todo el camino de la goma para asegurarte de que no quede ni un solo rastro de moho. Cuando estés seguro de haberlo eliminado, rocía un poco más de la mezcla y pásale un paño seco para quitar los excesos.

2. Limpia el tambor de la lavadora y las mangueras

Cuando el moho se prolifera en el empaque de la lavadora, es muy probable que también esté creciendo en las demás partes del aparato.

Ahora que ya limpiaste la goma, procede a enjuagar el tambor y las mangueras para asegurarte de que queda 100% limpia y sin olor.

Para esto tendrás que sacar todas las prendas que haya en su interior y, luego, verter el producto natural en el compartimiento de detergente. A continuación, programa la lavadora y ejecuta un ciclo largo con agua caliente.

3. Evita el moho

Cuando ya tengas la lavadora limpia y con un olor fresco te será más fácil mantenerla libre de moho y malos olores.

Si dejas la puerta abierta tras cada lavado le brindarás una ventilación que impedirá la proliferación de microorganismos.

Sin embargo, aunque no se perciba un olor fuerte, lo más conveniente es realizar una limpieza semanal para que no se acumule suciedad y hongos.

Otro truco contra el moho y mal olor

 

Si el truco anterior no cumple tus expectativas o no cuentas con los ingredientes necesarios, puedes optar por lo siguiente:

Ingredientes

  • Lejía (la necesaria)
  • Agua caliente (1 litro)
  • Vinagre blanco (250 ml)
  • Botella pulverizadora (spray)
  • Paño suave
  • Guantes de goma

¿Qué debes hacer?

  • Ejecuta un ciclo de lavado con agua caliente y un poco de lejía. La cantidad de lejía dependerá del tamaño de tu lavadora.
  • Aparte, mezcla una parte de lejía con cuatro partes de agua y una parte de vinagre blanco.
  • Incorpora el producto en una botella con spray y úsala para rociar la goma de la puerta frontal y otras partes superficiales donde también se acumula la humedad.
  • Protege tus manos con unos guantes adecuados y frota todas las partes con un paño limpio.

Como puedes notar, quitar el moho de la lavadora no es tan complicado y lo puedes hacer sin recurrir a blanqueadores con cloro u otros compuestos químicos.

Tan solo tendrás que invertir un poco de tiempo para el trabajo a mano y un par de horas para los ciclos de lavado que se requieren.

Recuerda que para evitar los malos olores tendrás que darle una limpieza constante a la lavadora y evitar dejar la ropa en su interior tras finalizar el lavado.

Cuanto antes la saques, menos olor a humedad tendrá.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*