4 hábitos que están dañando tu salud mental sin que lo sepas

¿Sabías que el miedo a quedarte a solas con tus pensamientos podría estar afectando a tu salud mental? Todos necesitamos un tiempo de reflexión y autoconocimiento para poder vivir plenamente

La salud es uno de los factores más relevantes en la vida del ser humano.

Esta permite llevar una vida plena y en condiciones óptimas, lo cual implica no tener ningún tipo de limitación o restricción a la hora de llevar a cabo alguna práctica o pasatiempo.

Ahora bien, la salud no solo comprende el ámbito físico, sino también el plano mental. Quizá este sea uno de los más descuidados y, sin embargo, es fundamental para el bienestar total del ser humano.

En el momento en el que un individuo pasa por dificultades psicológicas o mentales, las condiciones de vida varían, y hacen de la transición vital un paso complejo y poco grato.

Por tal razón, es necesario enfocarse de lleno en cuidar el bienestar del organismo, tanto física como mentalmente.

Con tal finalidad vamos a exponer una serie de hábitos dañinos, para que se puedan evitar  y conseguir mejorar el bienestar.

La importancia de la salud mental

Hablar de la mente es uno de los temas más complejos tocado por el ser humano.

Diversas formas de pensar regidas por la cultura, la sociedad y otro tipo de factores relativos a cada rincón del planeta, hacen de este tema algo difícil.

No obstante, de forma generalizada, la salud mental encierra todo lo alusivo a los sentimientos, las emociones y las formas de interpretar a las personas que nos rodean.

Por ello es importante mantener la mente en un estado de tranquilidad, armonía y equilibrio.

Si esta se encuentra estable se reducen de forma considerable las probabilidades de experimentar problemas como:

  • Trastornos de ansiedad
  • Depresión
  • Estrés
  • Angustia
  • Déficit cognitivo
  • Ataques de pánico

Teniendo en cuenta todo lo positivo que conlleva gozar de una buena salud mental,se deben evitar una serie de hábitos negativos.

Estos son algunos de ellos.

1. Dormir mal

Muchos hacen de la hora de dormir un hábito completo y sano. No obstante, existen otros individuos que se van a la cama tarde, o por culpa de las obligaciones no pueden conciliar el sueño de manera correcta.

Cuando esta práctica indebida se convierte en un hábito, los procesos cognitivos se afectan de forma considerable.

Además, aparece el estrés, la depresión o los accidentes cerebrovasculares, entre otros problemas asociados con la mente.

2. Evitar el desayuno

El mundo estético es relevante para muchas personas. Con base en este surgen alternativas para mantener el cuerpo en términos ‘adecuados’, y por tal razón aparecen las dietas  o los ‘trucos’ para lograrlo.

Sin embargo, muchos de estos terminan siendo hábitos poco saludables. Un ejemplo claro de ello es evitar el desayuno por completo.

Aunque parezca una frase hecha, el desayuno es realmente una de las comidas más importantes del día, teniendo en cuenta el tiempo prolongado del sueño, durante el cual, el organismo no recibe ningún tipo de nutriente o proteína.

En caso de no consumirlo, el cuerpo en general sufre las consecuencias. Eso sí, el órgano más afectado es el cerebro, ya que, al no recibir los nutrientes necesarios, las células de este se degeneran.

Las consecuencias más probables son la aparición de demencia y el riesgo de sufrir accidente cerebrovascular.

3. Dependencia del móvil

En la actualidad la mayor parte prácticas sociales se viven a través de la red o la internet. Así, el ritmo de vida se centra en aquellos artefactos electrónicos donde se puede acceder a las redes sociales y otro tipo de cosas similares.

No está mal mantenerse al tanto de las noticias o entretenerse de tal forma.

Sin embargo, abusar del uso de dispositivos móviles lleva a la dependencia absoluta, y puede afectar gravemente la salud de las personas.

Dicha dependencia perjudica los procesos cognitivos y, además, desfavorece el funcionamiento neuronal, y causa estrés y ansiedad.

4. Evitar estar solo

Socializar con otras personas es importante para fortalecer los procesos mentales. A pesar de ello, existen momentos en los cuales es necesario convivir con uno mismo.

Los tiempos de reflexión y autoconocimiento se hacen imprescindibles a la hora de vivir plenamente.

Para conseguirlos se recomienda estar en tranquilidad y solo. Aunque este momento tan relevante, algunos lo evitan, y se escudan en un profundo miedo a la reflexión y a sus propios pensamientos.

Hacer de esto un hábito trae consigo problemas psicológicos considerables. Además, impide el desarrollo afectivo acertado, no solo con respecto a los demás, sino también con uno mismo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*