11 Datos horripilantes que harán que nunca más te vuelvas a morder las uñas

Morderse las uñas técnicamente se llama onicofagia y es una demostración de que sufrimos de algún tipo de ansiedad. Es un hábito horrible que puede parecer bastante inocente, pero en realidad daña no sólo a tus uñas, también a tu boca y a todo tu organismo.

A menos que te encante tener hasta 10 millones de gérmenes en tu boca al día, tienes que considerar seriamente hacer desaparecer este hábito YA. ¿Quieres razones? Aquí te las damos.

1. Hay millones de gérmenes que viven debajo de tus uñas

Las yemas de tus dedos son como colmenas en las que habitan varios tipos de bacterias y hongos. Frecuentemente existe un germen encontrado bajo las uñas que se llama Staphylococcus, que puede causar infecciones de la piel, como los forúnculos y abscesos.

2. Cuando  muerdes tus uñas, tu boca se convierte en un paraíso de bacterias

En un estudio realizado en 2007, los científicos turcos probaron con 59 personas para ver si morderse las uñas transportaba bacterias a la boca. En las muestras de la saliva de las personas encontraron bacterias como la Escherichia coli (más conocida como E. Coli) que se encuentran comúnmente en los intestinos. 76% por ciento de los que se mordían las uñas dieron positivo, en comparación con sólo el 26.5% de los que no se las mordían.

Si no quieres pasar la mitad de tu vida teniendo algún tipo de enfermedad, mantén tus uñas alejadas de tu boca.

3. Lo más probable es que te estés causando un daño dental cuando muerdes tus uñas

 

¿Quién podría pensar que ese pequeño hábito podría causar daños en los dientes? En los casos más graves, morderse las uñas produce fracturas, mandíbulas hinchadas y con sangrado.

4. Probablemente rechinas tus dientes por las noches

Morderse las uñas puede ser parte de una reacción nerviosa, así  que lo más probable es que cuando masticas tus uñas te vuelves más susceptible a rechinar los dientes por la noche. El Dr. Adams Roberts, profesor del Departamento de Enfermedades Microbianas de la Universidad de Londres, dijo que los que rechinan los dientes son a menudo personas estresadas y pueden llegar a destruir sus dientes.

5. Los que usan brackets corren el riesgo de causar daños mayores a su dentadura

La Dr. Ansa Akram, profesora clínica en ortodoncia de la Universidad de Bristol, en una entrevista para la página Buzzfeed, dijo que las personas que muerden sus uñas y tienen brakets pueden causar daños graves a su dentadura. Este hábito no sólo pone en peligro a los brakets, también puede aumentar la desaparición de tejido dental sometido por el tratamiento de ortodoncia.

6. Morderse las uñas puede hacer que seas más propenso a tener gingivitis

Morderte las uñas puede causarle un trauma accidental a tus encías. Un estudio realizado por el Dr. B. Carlene Krejci, habla acerca un niño que sufría de gingivitis (encías hinchadas). Después de años de morderse las uñas y luego de distintos tratamientos de limpieza, se descubrió que tenia seis fragmentos bajo su diente, lo que ocasionaba la inflamación.

7. También puede ocasionarte mal aliento

Las personas que muerden sus uñas son propensos a tener halitosis, conocida como aliento de dragón y muchas otras formas comunes más. Hay un montón de bacterias que viven en la boca de manera natural, pero si sigues mordiendo tus uñas vas a introducir un montón de gérmenes y tendrás como resultado un aliento con olor desagradable.

8. ¡Tus dedos podrían llegar a tener pus!

Morderse las uñas y masticarse la piel de alrededor a menudo van de la mano. Una paroniquia infecciosa aguda es una infección causada por un estafilococo que crea pequeñas llagas que forman depósitos de pus alrededor de las uñas. Básicamente, es como el herpes de los dedos, y también puede causar herpes labial. Puede ser curado con antibióticos, pero a veces las bolsas de pus tienen que ser drenadas quirúrgicamente.

9. Morderte las uñas puede facilitar que adquieras infecciones de transmisión oral

Estamos hablando de herpes. Es bastante raro, pero ha habido ocasiones en que las infecciones de transmisión sexual han resultado en lesiones orales (ampollas en los labios) gracias a una trasferencia de bacterias de los dedos a la boca. Así que pon mucha atención y aleja tus uñas de la boca ahora mismo.

10. El barniz de uñas es esencialmente veneno y no debe ser masticado

La mayoría de los esmaltes de uñas contienen formaldehído –material que se utiliza para embalsamar cadáveres–. En un estudio de la Universidad de Yale, el Dr. David Katz tomó con un hisopo muestras de debajo de las uñas de diferentes estudiantes que usaban barniz de uñas. Después de tres días, tuvieron un menor crecimiento en la cantidad de bacterias, así que algo es seguro: el esmalte de uñas es útil para reducir el número de bacterias que están en las uñas, pero es veneno y no debes masticarlo.

11. Por último, probablemente las uñas que muerdes nunca vuelvan a crecer

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*