¿A qué edad se debe llevar a las niñas al ginecólogo?


Muchos padres se plantean la pregunta sobre a qué edad se deben llevar a las niñas al ginecólogo, aquí te explicamos cuándo es obligatorio y necesario, por qué es recomendable realizar la visita antes de haber tenido relaciones sexuales, etc.

Un estudio realizado por la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) en colaboración con Ausonia, determina que hasta el 72’2% de las niñas y chicas españolas de entre 12 y 19 años de edad nunca han ido al ginecólogo. Si bien en la adolescencia no es obligatoria la visita al especialista, es recomendable por varios motivos, familiarizarse con el control que se realiza, solventar dudas sobre la menstruación, la higiene íntima y eliminar los temores y la vergüenza que se pueda sentir.

Sobre la pregunta ¿a qué edad se debe llevar a las niñas al ginecólogo?, lo cierto es que no hay una edad o momento concreto para la primera visita, sólo en determinadas circunstancias sí es recomendable y necesario acudir al ginecólogo, por ejemplo, cuando se sienten molestias o síntomas que son desconocidos. Evidentemente las adolescentes tienen vergüenza y se sienten incómodas al pensar en la exploración que les practicará el especialista, en este sentido las madres pueden jugar un papel muy importante para despejar temores explicándoles en qué consiste.

Gracias a la exploración se podrá verificar el estado en el que se encuentra el cuello uterino, tomar muestras del flujo vaginal para constatar que la flora bacteriana está en buen estado, etc. Los padres deberán explicar a la niña que se trata de una prueba que no es dolorosa, claro, que en la primera visita tampoco es obligatoria esta exploración, sobre todo si no ha habido relaciones sexuales, si no existe ningún motivo el ginecólogo podrá posponer la exploración para otra ocasión.

Esta toma de contacto es beneficiosa para ganar confianza y como decíamos antes, para solventar dudas. Otra causa por la que una chica no quiera ir al ginecólogo es porque no quiere que la acompañen, es un problema menor y será preferible respetar ese deseo para que realice la consulta.

Una cuestión que puede preocupar a las niñas es el sexo del especialista, se puede solicitar la atención de una ginecóloga, aunque hay que tener en cuenta que sean hombres o mujeres son profesionales que realizan un trabajo confidencial, pero si así la niña se siente más cómoda, solicitar que sea una ginecóloga la que realice la visita no debería suponer un problema.

Según leemos aquí, a partir del inicio de las relaciones sexuales se debe visitar al especialista como mínimo una vez cada dos años, una de las pruebas que se realizan es la citología, prueba preventiva para la detección de enfermedades ginecológicas como puede ser el cáncer de cuello uterino. Se trata de una prueba sencilla en la que el especialista utiliza un espéculo para poder ver el cuello del útero, y una especie de cepillo para hacer un barrido de la zona interna para tomar muestras de células.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*