¿Qué dice de ti tu aliento?


El aliento fresco no sólo ayuda en las relaciones sociales. También indica que se goza de buena salud. Por el contrario, la halitosis es un síntoma de que algo no funciona como debiera. Averigua por qué se tiene mal aliento.
No es suficiente que cepilles tus dientes. Como tu lengua tiene una gran superficie y está cubierta de bultos y surcos, alberga más bacterias que el resto de tu boca. Eliminar las bacterias de tu lengua puede ayudarte bastante a disminuir tu mal aliento.
Mala higiene: Es el síntoma más común de la halitosis. Sin una buena higiene, las bacterias se acumulan en la boca y expulsan compuestos de azufre responsables del mal olor. Además, el exceso de bacterias produce enfermedad bucodental y, a la larga, problemas cardiovasculares.

Uso exclusivo del elixir bucal: Recurrir a un colutorio es una buena idea para reducir la placa bacteriana siempre y cuando sea el complemento de un buen cepillado con pasta dentífrica. Quienes usan de forma exclusiva esta solución corren el riesgo de enmascarar el mal aliento e, incluso, empeorarlo ya que se exponen a padecer una enfermedad bucal.
Mala dieta: Un estudio publicado en la revista médica Diabetologia advierte de que una dieta demasiado ácida, rica en alimentos de origen animal y pobre en frutas y verduras podría producir una acidosis metabólica crónica, que además puede predisponer a la diabetes y producir mal aliento.
Reflujo gastroesofágico: Una dieta rica en grasas, el alcohol, el abuso de la cafeína, las bebidas carbonatadas y ciertos medicamentos aumentan el riesgo de acidez estomacal o reflujo que también produce mal aliento.

Diabetes: Una persona que constantemente secreta un aliento dulzón como a frutas puede padecer diabetes. Se denomina cetoacidosis y ocurre cuando el organismo no puede recurrir al azúcar para producir energía y utiliza las grasas. También podría ocurrir si se está realizando una dieta sin carbohidratos y rica en grasas.
– Mal funcionamiento de los riñones: Cuando existe una enfermedad renal grave, el aliento puede tener un cierto parecido al amoniaco, orina o pescado.
– Obstrucción intestinal: Si el aliento huele a heces y viene acompañado de un dolor abdominal, es importante acudir al médico porque podría deberse a una obstrucción intestinal.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*